Iniciados los trámites para el Proyecto de Videovigilancia para los polígonos.

Los dieciséis polígonos de la ciudad dispondrán de un sistema de videovigilancia para prevenir algunas de las lacras que sufren actualmente estas zonas industriales, como los robos al descuido y la prostitución. El plan elaborado por el Ayuntamiento de Málaga supone la colocación de unas 120 cámaras que cubran todo el espacio de estos recintos. 

APOMA quiere que el proyecto se negocie y consensúe con la Subdelegación del Gobierno para evitar posibles problemas en su tramitación final ante el TSJA.

El Ayuntamiento inicia los trámites y saca a concurso la elaboración del proyecto, cuyas bases técnicas y economicas pueden consultarse en el perfil del contratante de la página web del Ayuntamiento, cuyo enlace es el siguiente:

http://www.malaga.eu/opencms/opencms/aytomalaga/portal/menu/ayuntamiento/menu/item0014/secciones/detalle_concurso?id=28954
El Ayuntamiento dispone ya de los primeros estudios sobre el dispositivo que será necesario, aunque en octubre sacará a concurso la elaboración del proyecto definitivo, que estará disponible en el plazo máximo de cuatro meses desde la firma del contrato.

La redacción del proyecto saldrá a concurso con un presupuesto de 170.000 euros y permitirá perfilar la propuesta que el Ayuntamiento presentará a la Subdelegación del Gobierno para consensuarla antes de pedir la autorización al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que es quien tiene las competencias sobre la videovigilancia.
No obstante, el Ayuntamiento maneja ya unos estudios previos que dan una idea del calado de este proyecto. El concejal de Polígonos, Manuel Marmolejo, subrayó que la inversión rondará los 2,2 millones de euros, que incluirá la instalación de las 120 cámaras previstas y el centro de control en el polígono del Guadalhorce, junto al Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) y las dependencias policiales previstas para alojar a los TEDAX, unidades de elite, antidisturbios y la Unidad Canina.
A diferencia del sistema de videovigilancia en el Centro Histórico, la transmisión de las imágenes no se hará mediante cable, debido a las largas distancias previstas entre las cámaras y el centro de control. El Ayuntamiento ha optado por el envío mediante señal de radio, lo que facilitará enormemente el despliegue de las cámaras por los 16 polígonos.
Precisamente ésta era una reclamación de los empresarios, que consideraban que ceñirse únicamente al Guadalhorce y El Viso, como estaba previsto inicialmente, lo único que conseguiría era trasladar los problemas de un polígono a otro.
El concejal de Polígonos indicó que el alto número de cámaras previstos, aunque el proyecto cerrará el número definitivo, está justificado por la amplitud de la zona a vigilar, que sólo en el polígono Guadalhorce es superior a los 2 millones de metros cuadrados. En este sentido, Marmolejo apuntó que el radio de acción del zoom de estas cámaras es de 300 metros.
Algunas de las características que reunirán las cámaras es su diseño antivandálico, la capacidad de reconocer matrículas e, incluso, se plantea disponer de un programa informático que emita una alarma cuando detecte determinados movimientos o actitudes que puedan ser sospechosas, lo que facilitará el manejo de este sistema.

Los empresarios creen que compensará la escasez de policías

La presidenta de APOMA, Ana López, destacó que una vieja reivindicación de los empresarios ha sido la mayor presencia de agentes en las zonas industriales. Sin embargo reconoció la imposibilidad de la Policía Nacional de disponer de personal suficiente para ejercer una labor preventiva eficaz, por lo que alabó la presencia de la videovigilancia "como un elemento disuasorio que es muy necesario".
De hecho, Ana López recalca que este proyecto cuenta con el apoyo decidido del subdelegado del Gobierno, Hilario López Luna, quien colaborará en su elaboración "para compensar la falta de policías".
"Hemos conseguido que el dispositivo se aplique en todos los polígonos para no trasladar el problema de uno a otro y se ofrezca una solución de verdad a los problemas como la prostitución, que es un espectáculo denigrante", insistió la presidente de los empresarios.
Pero la explotación sexual de las mujeres en las calles de los polígonos no es el único problema. También se producen numerosos robos, algunos al descuido en las propias empresas. Otros se dedican a la sustracción de material público, como el cobre de los cables o las tapas de las arquetas del saneamiento y electricidad. Ana López recordó que el miércoles pasado se robaron las tapas de registro en los polígonos de El Viso y Huertecilla, por lo que reiteró la necesidad de más vigilancia.

 
 
 
 
 
         

 

Aviso Legal | Política de privacidad